Ruta de navegación

actualidad_txtIntro

Actualidad
ÚLTIMAS NOTICIAS Y EVENTOS DE LA ESCUELA DE INGENIERÍA

Aplicaciones anidadas

Publicador de contenidos

2020_04_27_noticia_TECNUN-Proyecto-de-Fin-de-Master-en-Harvard-Medical-School

“Es importante tener mucho ánimo y paciencia”

La antigua alumna del Máster en Ingeniería Biomédica, Ángela Alarcón, está desarrollando su Proyecto de Fin de Máster en Harvard Medical School.

Descripcion de la imagen
FOTO: Servicio de Comunicación
27/04/20 10:38 Servicio de Comunicación

Ángela aterrizó en Estados Unidos a mediados de agosto con unos planes muy concretos. Allí le sorprendió la crisis del COVID-19, y explica que todo iba genial hasta que Harvard cerró su campus la semana del 9 de marzo. “Creo que fue la primera universidad en EEUU en cerrar su campus. Y a la semana todas las universidades americanas mudaron la docencia a internet. Sigo trabajando en el TFM desde casa ¡y con ganas de teledefender!”, cuenta la antigua alumna.

Al tener nacionalidad americana su idea es quedarse “en los Estados Unidos hasta que encuentre un trabajo full time”. Y es que Ángela ha pasado por muchos sitios en su vida: Sevilla, St. Louis, Sao Paulo, Boston, Chicago y San Sebastián. Reconoce que es una afortunada, y que sin duda ha crecido más “cuando ha salido fuera de su zona de confort, de su casa”.

Alarcón reconoce que vivir y trabajar en culturas diferentes y con gente diversa le ha ayudado mucho a ser más creativa, compasiva, y también a entender distintos puntos de vista. “Lo que a unos les parece normal, a otra persona de otro país le puede parecer lo opuesto, y es importante saber que los dos son válidos. Creo que cuando vuelva, puedo animar a otros estudiantes a que salgan de su zona de confort e intenten trabajar o estudiar en el extranjero. ¡Da miedo pero vale la pena!”, continúa.

Que Harvard es una de las referencias actuales de conocimiento no es un secreto, pero vivirlo en primera persona es otra cosa, tal y como relata la joven ingeniera. Ángela sabe que es una afortunada y así lo expresa: “He estado rodeada de algunos de los mejores científicos del mundo. Es impresionante la pasión que tienen por su trabajo y el esfuerzo que hacen para ser los tops. Yo destacaría justo eso. La mediocridad no existe aquí y es muy motivante trabajar con gente que da todo”.

Pero Ángela sabe que su experiencia en Harvard no habría sido la misma sin todo lo adquirido en Tecnun. De hecho, destaca muchos aspectos que van más allá de los meramente académicos o profesionales, y afirma que la Escuela, junto con el espíritu del Opus Dei, le ha ayudado a santificar su trabajo y ofrecer los momentos difíciles a Dios. “Muchas veces me ha costado entender algún programa que estuve usando, me daban errores en el código, o simplemente se me iba la motivación, pero puse una estampita que cogí del oratorio de Tecnun del Beato Álvaro del Portillo al lado de mi ordenador, y le comencé a rezar para que me ayudase. Y muchas veces conseguí arreglar ese error”, confiesa. Alarcón tampoco se olvida de lo aprendido durante el Máster, y afirma que “sobre todo le ha servido el conocimiento de Análisis de Imágenes Médicas, ya que trabajo mucho con imágenes médicas”.

La situación actual ha trastocado los planes de todo un planeta. Ángela tenía pensado defender el TFM a finales de mayo en San Sebastián y darse un respiro antes de empezar a trabajar. Pero todo se torció en cuanto el coronavirus comenzó a extenderse: “Primero, se cerró mi residencia en Boston y tuve que volver a mi casa en St. Louis (Missouri), terminar el TFM desde aquí, y en un futuro cercano tendré que teledefender. Al igual que para muchos recién graduados, va a ser difícil buscar trabajo, ya que muchas empresas han parado de contratar a gente durante esta pandemia. Y luego con la crisis económica que habrá tampoco será fácil”, reconoce.

Aún y todo, Ángela se muestra optimista: “¡Hay que seguir con mucho ánimo y paciencia!”. Al mismo tiempo, con los pies en la tierra, es capaz de relatar la situación que se vive allí, y cuenta que al principio la gente no se lo tomaba  en serio. “Solo cuando cerraron las universidades y los bares la gente de mi entorno empezó a concienciarse. Aún así, se puede seguir saliendo a los parques y a pasear. En St. Louis, por lo menos, porque en NYC ya es otra historia”. La suerte que tiene en St. Louis es que “en general las casas están bastante separadas y tienen jardín, y con el clima de primavera,se puede llevar la cuarentena bastante bien”.

Como sucede en España, Ángela explica que la gente echa mano a la imaginación para seguir manteniendo las relaciones, como por ejemplo quedar en un aparcamiento cada uno en sus coches o happy hour a través de zoom. “Tengo una amiga que pasó su cumpleaños en cuarentena, y todos los amigos fueron en sus coches a su casa y pitaron y cantaron feliz cumpleaños”, recuerda.

Por último, Ángela envía un mensaje de tranquilidad a sus compañeros: “No veo a la gente con miedo aquí. Los americanos en general son gente generosa e intentan ayudar y dar ánimos a los que lo necesitan”, concluye.

Buscador de noticias

Buscador de noticias

Desde

Hasta