actualidad_opinion_txtIntro

Opinión
ARTÍCULOS PUBLICADOS EN MEDIOS DE COMUNICACIÓN

Publicador de contenidos

22_06_22_opi_tecnun-turismo-sostenible

Turismo sostenible: reto y oportunidad

22/06/22

Publicado en

El Día

María Jesús Álvarez |

Catedrática de Tecnun, Escuela de Ingeniería de la Universidad de Navarra. Investigadora del grupo de “Mejora Sostenible”

El turismo es un fenómeno social, cultural y económico que fomenta grandes desplazamientos y otras actividades que implican un gasto. En nuestro país resulta de gran interés ya que supone el 14% del PIB, lo que lo coloca por encima de otros sectores tradicionales como el de la automoción e incluso el de la construcción.  En muchos lugares, el turismo puede ser un motor de desarrollo que genera riqueza y crea puestos de trabajo en zonas desfavorecidas económicamente, pero que poseen un atractivo de tipo cultural, artístico o paisajístico. 

Ha sido uno de los sectores más perjudicados por la pandemia. Pero también uno de los que más rápidamente ha despegado debido al deseo de la gente de viajar tras de un periodo largo de restricciones. Como cualquier actividad humana no podemos negar que también genera impactos negativos de contaminación ambiental, social y de consumo exagerado de recursos. El gran incremento de número de viajes que se produjo a finales del siglo XX dejó en evidencia los efectos negativos de un turismo excesivo y falto de planificación.

Por ello, a partir de los años 90 empezó a introducirse la idea de turismo sostenible como aquel que pretende desarrollar su actividad de manera que se produzca un impacto mínimo sobre el medioambiente. El objetivo es que la renovación de los recursos utilizados para la actividad turística esté por encima del nivel de la extracción de los mismos.  En definitiva, un turismo con mínimo impacto sobre el medioambiente y respetuoso con el ecosistema, generador de empleo y propulsor de actividad económica en el área donde se desarrolle.

La OMT (Organización Mundial de Turismo) ha impulsado desde el siglo pasado esta idea desde la creación de un Comité Ambiental en 1978. En Europa, el Pacto Verde de diciembre de 2019 abre un reto a este sector que tanta importancia tiene, no solo aquí, sino también en Italia (13% del PIB), Alemania (9%) o Francia (8,5%). Nuestro continente se marca el objetivo de ser neutral respecto a las emisiones de Carbono para el 2050, lo que implica a todos los sectores económicos.

No solo las autoridades institucionales están tomando medidas, también el sector privado está dando pasos en este campo. Medidas para una mayor eficiencia de los procesos, de uso del agua y de la energía, así como una adecuada gestión de los residuos son recogidas en las memorias anuales. De hecho, aquellos que han mejorado la eficiencia en uso de la energía han sido más resilientes a las subidas de los precios que hemos sufrido en los últimos meses.  La sostenibilidad no sólo sirve para cuidar el planeta. Supone ser más eficiente, en consecuencia, más productivo, y, por lo tanto, más sostenible económicamente. Por no hablar de las decisiones empresariales dirigidas al uso de producto de proximidad y al gran reto del turismo: la descarbonización del trasporte.

Otro punto que quisiera destacar es que los consumidores cada vez tienen más en cuenta la sostenibilidad de un producto o servicio en sus decisiones de compra. Las universidades y centros de investigación también estamos implicados. Entre otras cosas porque existe mucha tecnología que desarrollar para facilitar la sostenibilidad y hacerla competitiva, así como nuevos modelos de negocio.

Queda mucho por hacer a todos los niveles y por parte de toda sociedad en su conjunto: las instituciones con medidas de apoyo y fiscales, las empresas apostando por estrategias, materias primas sostenibles y energías renovables, o los centros de conocimiento desarrollando tecnología e instrumentos que la faciliten. Sin olvidar el papel del consumidor, que debe ser más consciente de este aspecto a la hora de elegir. Por eso es importante que comuniquemos lo que hacemos. Hacer las cosas bien exige contarlas bien. Solo así podremos facilitar la elección de opciones sostenibles por parte del consumidor y contribuir a la concienciación de la ciudadanía.