Cerrar
Enviar a un amigo:

De:
Para:
Texto:
Para enviar el formulario deberá antes escribir el texto de la imagen: *
captcha
Obtener una pista nueva
Cerrar
Notificar un error:
Si ha localizado un error en el texto, agradeceríamos que nos lo enviara para su corrección.
Cerrar
No puedo leer la noticia ahora.
Enviadme a la siguiente dirección de correo electrónico, la leeré más tarde:

La doctoranda de Tecnun, María Bikuña, segunda en el Premio José María Ferrero Corral, dirigido a estudiantes de Máster y Doctorado

Su proyecto trata sobre el desarrollo de un modelo in vitro de malla trabecular basado en policaprolactona, un polímero biocompatible

Descripcion de la imagen
María Bikuña en uno de los laboratorios de Tecnun FOTO: Servicio de Comunicación
21/12/20 15:24 Servicio de Comunicación

La doctoranda de Tecnun, María Bikuña, ha quedado segunda en el Premio José María Ferrero Corral, dirigido a estudiantes de Máster y Doctorado. Se trata de unos galardones con temáticas muy variadas; desde análisis de la señal, de imágenes o del movimiento humano, hasta proyectos más experimentales de ingeniería de tejidos.

El proyecto de María trata sobre el desarrollo de un modelo in vitro de malla trabecular basado en policaprolactona, un polímero biocompatible. La aplicación de este proyecto se centra en la enfermedad del glaucoma, una enfermedad que hace perder la visión poco a poco y que hoy por hoy no tiene cura. 

A modo de curiosidad, su proyecto era el más experimental, “donde trabajamos con células y la biología/fisiología del ojo humano", destaca la doctoranda de Tecnun, quien se muestra muy contenta con este reconocimiento. El resto de los trabajos seleccionados se centraban en el análisis de las señales, mejoras de tecnologías de predicción o movimientos humanos.

En enero, María completará su primer año de tesis en Tecnun. Actualmente se dedica al proceso de fabricación del "electropsinning", que consiste en aplicar un campo eléctrico a una disolución de polímero, que es obligado a ser extruido por una aguja para formar nanofibras. “Además, me dedico a la caracterización mecánica de las mismas”, abunda esta ingeniera. “Intentamos fabricar con este método un entorno idóneo para el crecimiento celular y para ello necesitamos controlar los parámetros de fabricación y analizar bien las estructuras que hemos creado, para ya después comprobar si las células crecen correctamente”. 

María asegura que este premio ha supuesto un empujón, “un punch motivacional para seguir con la tesis”. “Al inicio de la tesis te advierten de que no todo sale a la primera y que puede llegar a ser frustrante. Ha sido un año difícil, además la pandemia no ha ayudado en el avance del proyecto ya que es una actividad experimental y es imprescindible el laboratorio. El premio ha sido un reconocimiento al esfuerzo y tiempo dedicado a la investigación, que muchas veces es ardua y no del todo gratificante, y un empujón para seguir investigando”. 

Vídeos destacados