Artículos de opinión

Santiago Miguel Olaizola Izquierdo, Doctor en Ingeniería , Universidad de Navarra

El láser 50 años después

27/05/10 Publicado en El Diario Vasco (País Vasco)

Los más cinéfilos entre los lectores se acordarán de la escena: James Bond, el agente 007, es atado de pies y manos a una mesa de oro por el malvado Goldfinger. El láser, de color rojo, se activa y se acerca a una velocidad ridículamente lenta hacia James volatilizando el dorado metal mientras el malvado se jacta de su diabólico plan. «¿Espera que hable, Goldinger?» «No, sr. Bond, espero que muera». Era el año 1964 y se había filmado uno de los momentos icónicos de la inmensa saga del agente al servicio de su graciosa majestad. Tan sólo cuatro años antes el primer láser había sido puesto en marcha con éxito por Theodore Harold Maiman, el 16 de mayo de 1960 en los laboratorios Hughes en California. Maiman fue el gran campeón de una carrera científica, protagonizado por los mejores laboratorios de investigación de la época: la demostración experimental de una fuente de luz generada por un efecto hasta entonces no observado, la radiación estimulada, y que había sido enunciado teóricamente por Albert Einstein en 1916.

Las posibilidades del nuevo invento parecían espectaculares: la generación de potentes pulsos de luz altamente dirigidos y enfocados a un punto. Es quizás por ello que en los primeros años, las décadas de los 60 y los 70, las grandes aplicaciones de los láseres estaban imaginadas por el sector cultural de la ciencia ficción: haces láser en la Nave Enterprise (Star Trek), ‘rayos de calor' en la Guerra de Los mundos y una espada láser en La Guerra de las Galaxias, por poner unos ejemplos. Pero las primeras aplicaciones prácticas tardaron en llegar.

Hay quien definió el láser como un invento en busca de una aplicación. Y es que aparte de la ciencia ficción y de la ciencia más fundamental, las aplicaciones para la sociedad del láser no eran claras en el momento de su nacimiento. Compárese, por ejemplo, con el impacto casi inmediato que produjo el teléfono (comunicación a distancia), el antibiótico (curación de enfermedades) o el GPS (localización). Pero ¿para que sirve esa fuente de luz intensa y dirigida?

Hoy tenemos la respuesta. Aunque generalmente nadie baja a la tienda de la esquina a pedir ‘medio kilo de láseres', el impacto actual del invento es enorme. La descripción de cada una de las aplicaciones es una tarea enorme que no quiero realizar aquí. Solo se pretende poner de relieve alguna de las aplicaciones más directas para que el lector conozca y evalúe la importancia de su impacto:

Comunicaciones ópticas. En conjunto con la fibra óptica un solo láser es capaz de conectar alrededor de un millón de llamadas de teléfono o miles de conexiones a internet a miles de kilómetros de distancia. De hecho, internet no sería posible sin el gran ancho de banda que ofrece el láser.

Entretenimiento: el 1deoctubrede 1982 los primeros discos compactos
(CD) fueron introducidos en el mercado. Supusieron un paso de gigante en calidad y fiabilidad para el consumo musical. El CD es un lector óptico que utiliza un láser de semiconductor como fuente de luz. Posteriormente la tecnología ha ido actualizándose y el CD ha dado paso al DVD y luego al BD. Hoy hay un láser en cada lector óptico y por lo tanto en cada consola.
Comercio (lectores de códigos de barras en los supermercados, hologramas de seguridad en tarjetas de crédito.

Medicina (operaciones oculares, bisturí, imagen biomédica).

Industria (corte de precisión por láser de grandes potencias, nanoestructuración).

Para cada aplicación existe un láser diferente que puede tener el tamaño de unos pocos micrómetros (milésima parte del milímetro) a ocupar una nave industrial completa, con potencias desde 1 milivatio hasta un petavatio (mil millones de millones de vatios). A día de hoy todavía se investiga en láser es más pequeños, con pulsos mas cortos y con mayor potencia. Cada año se desarrollan nuevas aplicaciones y su volumen de negocio crece año a año, incluso en tiempos de crisis. En definitiva, el invento goza de buena salud. Y es por esto por lo que la comunidad científica esta celebrando el 50 aniversario de la invención del láser. Y es que a este invento le está sentando muy bien la edad.

Contacto

Contacto:
Servicio de Comunicación
Tecnun. Escuela de Ingenieros

P° de Manuel Lardizabal, 13
20018 San Sebastián - Donostia
Gipuzkoa (España)

+34943219877
comunicacion@tecnun.es